jueves, 14 de junio de 2012

"ARKHAM ASYLUM. Un lugar sensato en una tierra sensata" de Grant Morrison y Dave Mc Kean



Autor: GRANT MORRISON, DAVE MC KEAN
ISBN/ASIN: 9788467444520
Editorial: PLANETA DE AGOSTINI

Fecha de la primera publicación: 1989
Fecha de esta edición: 2007 (formato absolute)
Páginas: 288.

Jareth: DESDE EL HEMISFERIO DERECHO...DESDE EL HEMISFERIO DE LOS SUEÑOS

Corría el año 1989 cuando "ARKHAM ASYLUM" , una obra profundamente sombría, vio la luz pública al ser editada. Los 80 habían sido unos años bastante prolíficos dentro del cómic-book américano. Habían aparecido obras profundamente renovadoras y transgresoras que habían conducido al cómic juvenil por excelencia, el de los super-héroes, a la madurez. Obras como "BATMAN AÑO UNO", "WATCHMEN", "BATMAN DARK KNIGHTS", "ELEKTRA ASSASIN", y otros, habían venido a confirmar magistralmente un rumbo diferente en el gusto de los aficionados  y de muchos de sus principales artífices. Un rumbo si se quiere más maduro, más ambicioso, más consciente de la talla artística de uno de los medios por excelencia de la cultura pop. Y he aquí que aparece "ARKHAM ASYLUM" , una obra que sin renunciar a los aspectos de renovación mencionados de su década se sitúa justo en el hemisferio contrario. Es decir, intenta ensanchar aún más esos horizontes que se estaban revelando más amplios de lo imaginado en un principio.

Grant Morrison, su guionista, comentó que su intención con esta obra era realizar algo más parecido a una obra musical o a una película experimental que a un típico cómic de aventuras. Para ello optó por una historia que deja de lado el hemisferio derecho, más realista y literal, para adentrarse en el delirante y simbólico hemisferio izquierdo del cerebro, también  llamado hemisferio de los sueños. 

Morrison, a diferencia de Miller o Moore, se decanta por dibujar la psique de su protagonista no desde lo externo, apuntando a una realidad más allá del personaje, si no desde lo interno, desde un mundo directamente irracional, emocional y jungiano, que siempre lo acompaña aunque no siempre sea consciente de ello. Donde Moore y Miller nos ofrecían una realidad compleja, cruda, y en las antípodas del luminoso maniqueísmo de claro-oscuros de épocas anteriores, Morrison, con la imprescindible ayuda de Dave Mc Kean, nos ofrece su homólogo mental: un pesadillesco relato acerca de la locura, de sus horrores y sus permeables fronteras.

El argumento central de Morrison es sencillo pero fascinantemente potente en resonancias y posibilidades. El Joker y otros de los archienemigos de Batman, que se encuentran recluidos en el psiquiátrico de Arkham, han tomado el control de la institución y exigen que el hombre murciélago se adentre entre sus muros con ellos. ¿Con qué motivo? Las palabras del Joker no pueden ser más concisas e inquietantes: "Te queremos a ti. Aquí, con nosotros, en el manicomio...en tu sitio". Así da inicio uno de las más atmosféricas, surreales y crípticas historias del caballero oscuro, que además cuenta en paralelo la historia del fundador del sanatorio mental, Amadeus Arkham.

Pese a la brillantez y riqueza del guión de Morrison, "ARKHAM ASYLUM" no hubiera sido ni la mitad de lo que es de no ser por el talento de Dave Mc Kean. Cuando uno lee el guión de Morrisson ( fantástica oportunidad que ofrece la edición absolute) en seguida se da cuenta que una historia como esta no podía tener un dibujante al uso, convencional, ni "realista". Para ilustrar  semejante pesadilla, el ingreso de alguien en un reino de locura del que no sabe si volverá, hace falta un artista transgresor, excesivo, que pulverice los estrechos margenes de la ilustración tradicional, conduciendo al lector a un mundo nuevo, sin barreras conocidas, de infinitas posibilidades, donde pueda sentirse lo más cercano posible a lo onírico, al subconsciente, a todo aquello que oculta y contiene el velo de la razón.  Por suerte apareció Dave Mc Kean, que junto con Bill Sienkiewicz, ha sido  uno de los artistas más experimentales y visionarios que ha hollado los terrenos del cómic, y elaboró para la ocasión un buen número de páginas e imágenes a cual más impresionante.



La rica formación de Mc Kean en diseño y bellas artes salta a la vista desde el primer momento. Cuando uno ojea las páginas de "ARKHAM ASYLUM" tiene muchas sensaciones pero nunca la de estar contemplando un simple cómic de super-héroes destinado a un público en su mayoría  juvenil. Mc Kean, al igual que Morrison, es consciente de las posibilidades artísticas del cómic y realiza cada una de sus  páginas con esa intuición desacomplejada que le lleva a convertir en arte cada una de ellas. En una época donde los ordenadores aún no se utilizaban en este campo, Mc Kean se sirve de la ilustración tradicional, la pintura, la fotografía, el collage, y muchas cosas más, para regalar al lector una experiencia estética de primer orden. La riqueza de sus imágenes es insondable, ya que ofrece al lector texturas casi tangibles que no habían tenido presencia anterior en el noveno arte. Y todo ello sin olvidar que el cómic, al igual que el cine, es un arte secuencial, narrativo, de yuxtaposición de imágenes significativas al servicio de un argumento. Muestra de ello, de su enorme capacidad narrativa, son los fantásticos diseños de página que nos ofrece, como por ejemplo aquellos en los que podemos ver unas tiras verticales dibujadas a lápiz que nos van narrando lo sucedido, mientras que de fondo y a color vemos otra secuencia que muestra a donde nos conducen las anteriores. Mientras que Batman conversa con Gordon y decide que hará, si entrar en Arkham o no, de forma paralela y sin afectar a esa narración principal, los lectores vemos una secuencia donde la figura de Batman ( primero una sombra negra, luego una sombra negra con cuernos,...) se acerca a Arkham.



Otro aspecto que me ha encantado del aspecto visual del cómic es que Batman nunca aparece perfectamente definido, siendo la mayoría de las veces una figura sombreada de silueta surreal o expresionista ( que me recuerda mucho al Batman de Sienkiewicz, comentado recientemente por aquí ).  Mc Kean logra así trasladar a su imagen  el desajuste emocional y psicológico que atraviesa en esta inolvidable aventura el hombre murcielago. La imagen de Batman en este cómic supone un buen aprovechamiento y adaptación de conceptos visuales que ya se vieran en películas como  la joya del expresionismo alemán "El gabinete del Dr. Caligari".

Su dominio de las formas y los colores es francamente apabullante. Que nadie espere encontrar siempre formas perfectamente delimitadas e identificables, porque no las tendrá. Las páginas de Mc Kean son algo así como una maravillosa visita guiada ( por parte del guión) por un fascinante museo de experiencias, emociones y sensaciones, dignas de una galería de arte post-moderno, que  siguen un orden y apuntan a un sentido final narrativo. 

Morrison narra de forma alternativa dos historias que se remiten entre sí. Una, la de Amadeus Arkham, el hombre que pretendió crear un lugar donde tratar la locura, esa maldición familiar que le persigue incansablemente a través de los años. Y otra, la de Batman, un justiciero tan obsesionado con la  erradicación del mal, con la inspiración de miedo en el criminal, que bien podría haber perdido la cordura.  Aunque pertenecientes a dos tiempos diferentes, Morrison cuenta ambas historias en paralelo, alternativamente, de forma que una enriquezca a la otra, de manera que los ecos despertados entre la interacción de ambas sean aún más insondables. Y a mi juicio el resultado es más que notable.

Todo el guión está plagado de múltiples referencias y símbolos, desde literarios hasta psicológicos, pasando por incluso místicos ( como las cartas del tarod ), que harán  las delicias de  lectores amantes de lo críptico. Aquellos lectores que gocen releyendo y descubriendo nuevos significados y detalles no debieran dejar pasar esta obra.

Una de las referencias más evidentes es a "Alicia en el País de las Maravillas" y no sólo porque el Sombrerero Loco aparezca. De hecho, Morrison ya se ocupa de dejar clara la influencia de la obra de Carroll al incluir citas suyas al inicio y final de la obra. Unas citas que no son baladís si no que  contribuyen en gran medida a entender ciertos aspectos de "ARKHAM ASYLUM"



Por otro lado, el guión tiene un tempo realmente logrado. Su fusión con la parte visual es excelente. Además, hay muchísimos diálogos brillantes, cargados de  sentido, que definen de manera soberbia a unos personajes con muchos años de historia. Incluso me atrevería a decir, que sin faltar a su espíritu original, amplían su profundidad y dimensión, su personalidad, en relación con Batman y con ellos mismos. Me vienen a la cabeza, por ejemplo, los excelentes diálogos del Joker, cargados de una  ironía, agudeza y malicia, que lo  encumbran a un puesto estelar dentro de los villanos no ya del cómic si no de la historia de la ficción. 

En su entrada a Arkham, Batman no solo se encontrará con el Joker, si no también con  Clayface, el Espantapájaros, Killer Groc, el Sombrerero Loco, Dos caras y otros. Pero eso no es lo que más le atemoriza. El temor de Batman estriba en descubrir que no haya tanto que lo separé del Joker y que este tenga finalmente  razón respecto a él. O como él mismo le confesará a Gordon: " tengo miedo de que el Joker esté en lo cierto sobre mí. A veces...pongo en duda lo racional de mis actos. Y me asusta que cruzar las puertas de ese hospital psiquiátrico...entrar en Arkham y dejar que esas puertas se cierren tras de mí...sea como volver a casa".


Otro de los aciertos de este cómic, es conseguir que el sanatorio de Arkham en sí se convierta en una personaje más. Yo diría que  incluso en el más importante de los personajes, capaz de marcar irremediablemente a todos aquellos con los que tiene algún tipo de conexión. Y es que Arkham representa algo así como un miedo atávico. El temor a ser encerrado, desoído, y aislado más allá de unas meras barreras físicas. Ese temor a ser insalvablemente incomprendido. Ese miedo profundo a ser considerado un loco. 




El tema de la locura y la cordura, su difícil interrelación y delimitación,  un tema muy post-moderno, si se quiere,  ha preocupado a insignes pensadores como por ejemplo el filósofo Michel Foucault, que le dedicó  su  extensa "Historia de la locura".  Morrison y Mc Kean, que no son filósofos,  ofrecen una macabra  historia acerca de todo ello de la mejor manera que ellos saben, con un buena narración en forma de  cómic.

La edición de la que dispongo, la absolute de Planeta Agostini, es francamente buena. El tamaño y calidad de las hojas permite disfrutar al máximo del talento de Mc Kean. Por otro lado, cuenta con unos extras realmente interesantes como son el guión de Morrison, que contiene interesantes apuntes más allá de los diálogos, y unos bocetos tipo story-board del mismo.



Muchísimas cosas más podría comentaros sobre este fantástico e interesante cómic, que sin duda las merece y  posibilita,  pero pienso que es mejor que las descubráis por vosotros mismos. 

Y quién mejor para finalizar esta reseña que el Joker. Os dejo con sus últimas palabras a Batman, que bien pudieran servir también para el lector de "ARKHAM ASYLUM".

" Las despedidas son tan agridulces querido. Aun así, no dirás que no lo has pasado bien con nosotros. Que te diviertas ahí fuera...en el manicomio. Y nunca lo olvides...si las cosas se ponen demasiado duras...siempre habrá un lugar aquí para ti." JOKER


Mi valoración: 9 ( sobre 10 )






2 comentarios:

  1. gracias por tu post...por que estaba pensando en comprarmelo por amazon.com pero no estaba seguro así que busque rezeñan por todo internet y por fin encontre el tuyo.MUCHAS GRACIAS!!!!!! AHORA SI ME LO COMPRO

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De nada. Me alegro que mi reseña te haya animado a hacerte con él porque verdaderamente es uno de los grandes títulos de "Batman". Además, la edición ya descatalogada de Planeta es fantástica, con un tamaño que es el necesario para el arte de Mc Kean.

      Espero que no te defraude, ya que es una obra especial pero por ello mismo inolvidable. Ya dirás cuando lo leas si te pasas de nuevo por aquí.

      Saludos desde dentro del laberinto.

      Eliminar